La rocalla

La rocalla es un elemento que puede agruparse bajo el mismo concepto que los muros. Es un elemento de gran aprecio por la diversidad de plantas que permite mantener y por resultar una solución idónea para aquellos terrenos accidentados donde difícilmente es posible recurrir a otras formas ornamentales.

En los terrenos llanos, en cambio, es necesario buscar un emplazamiento muy estudiado. Esto podría causar un efecto artificioso y casi siempre acaba por estropear el aspecto estético general de jardín.

Por otra parte, si es de tipo formal o geométrico, la rocalla resulta por completo desaconsejada.rocalla

Aunque el terreno sea propicio es importante hacer un buen diseño aprovechando un talud con desnivel.

Pueden utilizarse distinto tipo de piedra ( caliza, granitos, pizarras, etcétera ) aunque deben ser todas de la misma clase. Su colocaión se ajustará en lo posible a lo natural. Es suficiente observar como aparecen en la naturaleza.

Si presentan estrias, relieves u otras estructuras lineales, todas deberán guardar la misma orientación.

Las piedras de mayor tamaño se situan en la parte inferior. Bien asentadas sobre el terreno para evitar que el agua pueda socavar la base y provoque el derrumbamiento de todo el jardín.

Las restantes se colocan escalonadas de modo que permitan acoger una cantidad suficiente de tierra para el desarrollo vegetal que dependerá de la especial egida.

rocalla

Hay que poner también cuidado en que el drenaje sea bueno. Las plantas utilizadas para este tipo de jardín son en general propias de suelos secos y el exceso de humedad pudriría la raíz.

La disposición de las distintas terrazas y huecos, siguiendo estas directrices generales, es cuestión de gusto personal.

Después hay que elegir las plantas adecuadas. Las plantas de montaña resultan muy atractivas, pero muchas son dificiles de obtener o requieren condiciones que dificilmente se dan en el jardín.

Sin embargo, hay muchas otras donde poder elegir. En los climas de tipo mediterráneo, las saponarias dan muy buenos resultados. Mientras que en los de tipo atlántico pueden cultivarse zaleas, rododendros o brezos.

Sin embargo es en las regiones de clima más riguroso del interior peninsular donde el pequeño microclima de la rocalla permite una mayor variedad con lavandas, tomillos, mentas, violetas, jara y romeros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *